Buscar este blog

martes, 24 de noviembre de 2009

Otro Amargo empate

Y amargo, no porque el equipo haya jugado mal. Si uno lee los comentarios de todos los diarios, escucha la radio y ve los resúmenes televisivos (por cierto, el más completo en EXTRA TV 42 a partir de las 7 pm, los domingos), entonces uno dice, el equipo juega bien, domina, pero perdona en la jugada final.

Sin más comentarios personal, vamos a ver que escribió la prensa :

DIARIO EXTRA (ver comentario completo)

Pecó, rezó y empató, Saprissa jugó con fuego y por poco se quema; su rival, el Santos, perdonó lo que quiso y pagó con empate su desidia frente al arco.

Paridad 2-2 en el estadio Ebal Rodríguez, sitio donde el equipo casa malgastó la oportunidad de arrodillar al “Monstruo”, que tuvo síntomas de debilidad.

Aún así el cuadro santista no pasó de pellizcar un punto que bien pudieron ser tres. Y su rival de turno terminó satisfecho porque lo cazó en circunstancias más que apretadas.

GOLPE Y RESPUESTA

Duelo mojado, de pierna caliente, con las tribunas repletas y el morbo sembrado en la grama... el partido arrancó tibio y los minutos se encargaron de meterle calor.




AL DIA (ver comentario completo)

La anotación de Arrieta, se dio justo en el momento donde mejor jugaba el Santos, equipo que sin temor a equivocarme, fue más ayer en al campo, pero al cual le faltó ser contundente.

Aún así, nueve minutos después, Fernando Sequeira se inventó una jugada personal por el sector de la derecha, y metiéndose en medio de David Guzmán y Alexánder Robinson, tocó suave a ras de piso con pierna izquierda, para poner la paridad momentánea.

Ya en los segundos 45 minutos, los guapileños salieron con todo en busca de adelantarse en el marcador, sobre todo con la ventaja de tener un hombre más en el terreno de juego, tras la expulsión del lateral Yader Balladares al 51’.

Eneas Da Conceicao la tuvo para marcar al menos en tres ocasiones, a Crisanto Esquivel le quedó otra, pero perdonaron.


LA NACION (ver comentario completo)

Decir que llovió a cántaros va más allá de la frase común. Porque, de verdad, el diluvio afectó de principio a fin.

Pero, además, hubo fervor y entrega entre Santos y Saprissa, protagonistas de una tarde intensa que acabó ayer en un 2-2 con sensación de empate y justicia.

Si la iniciativa siempre partió de los rojos del Caribe, la capacidad de reacción fue un sello de identidad saprissista.

Por eso el encuentro fue bueno. Aunque faltaron el toque y el juego de filigrana, unos y otros se fajaron en un arduo trajín, sobre todo a partir del minuto 30.

Vale recordar que el aguacero continuaba cayendo sobre la gramilla sintética. Si no hubiese sido por el piso artificial, el juego ni siquiera hubiese podido comenzar.

Santos lucía mayor fortaleza en el mediocampo, gracias al poder físico de Fernando Sequeira, al despliegue de Gustavo Martínez y al pulmón de Greivin Camacho.

Saprissa procuraba responder con las mismas armas, pero el hierro caribeño le impedía a David Guzmán tomar la esfera. Entonces, sin el aporte de su creador de juego, el equipo de Roy Myers se veía sometido frecuentemente.


1 comentario:

  1. nos urge un definidor, tipo alejandro Sequeira o Bill Gonzales que pese a que no son un derroche de talento, cumplen su función de anotar la mayoria de jugadas dentro del área, llegamos y llegamos pero no se define la ultima jugada.
    Me parece que Ronald Gomez nos serviría mas dentro del cuerpo tecnico que en la Cancha.

    ResponderEliminar